Hacer lo que se siente correcto no siempre tiene lógica

Ellas son Sophia y Antoinette. Ellas viven en Amsterdam y las conocí en un parque donde no tenía idea iría a parar. Todo empezó esta mañana que metí en mi mochila mi cámara y mi laptop, por si acaso se me antojase escribir o tomar fotos, o ambas; y empecé a pedalear hacia el centro[…]